Festivales de música

Hay cosas que los ordenadores no pueden hacer por nosotros, y disfrutar de un concierto en vivo es una de ellas. La música en directo es un terreno que internet no puede reemplazar, por suerte. Y constituye el motor que justifica y genera la interminable lista de citas musicales que se programan a lo largo y ancho del planeta: el Tempo Latino en Francia, el Netmage en Italia, el Soundwave en Croacia, el Springsfestival en Austria, el Roskilde de Dinamarca o, en nuestro país, el festival de Benicassim y el WOMAD en Las Palmas de Gran Canaria son ejemplos de encuentros que se celebran año tras año.

Aunque la crisis ha rebajado el número de festivales, la oferta sigue siendo tan amplia que no hay tendencia o gusto musical que no encuentre su espacio.

Festival-300x199
Un concierto puede tener lugar en una pomposa sala vienesa, en una playa del mediterráneo o en un lago del Pirineo, tanto da: lo que verdaderamente mueve a todos los públicos, sean del tipo que sean, es común a todos ellos, es decir, la voluntad y necesidad de disfrutar de la música. Asistir a un concierto puede ser una experiencia mágica, irrepetible, no hay dos conciertos iguales; constituye un ejercicio de comunicación sin palabras, entre los músicos y su auditorio. Y si además gozas de esa experiencia rodeado de personas que sienten lo mismo, la sensación de disfrute se multiplica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *